Viaje a New York

By 05 de diciembre de 2011 Arquitectura, Historia No Comments

Os invitamos a un viaje Valencia-New York pasando por Barcelona. Queremos pararnos a hablar de la bóveda catalana, la “volta catalana” y de su viaje a EE.UU. a finales del s.XIX.

La bóveda cohesiva, también llamada bóveda tabicada y popularmente conocida como bóveda catalana, la “volta catalana”, es un sistema constructivo que consiste en superponer dos capas de placas de cerámica: la primera unida con yeso, por su rapidez en el secado y que no necesita del uso de cimbras o encofrados, y una segunda capa unida con mortero de cemento para otorgarle la resistencia necesaria a la estructura. Ligera y resistente.

Brevemente: los orígenes de la bóveda tabicada se remonta a los romanos y son los arquitectos y maestros de obra italianos los que aún en el siglo XVII mantienen viva el arte de hacer bóvedas. Es en esta época, el Renacimiento, cuando éstos son llamados por la nobleza e Iglesia de la Corona de Castilla y Aragón para desarrollar obras de todo tipo y así iniciar en este arte a los gremios de albañiles que a su vez lo difundieron por toda la Península, en especial en Madrid. Fue Fray Lorenzo de San Nicolás el que es esta época popularizó el nombre “bóveda catalana” por la destreza y saber hacer que tenían en este arte los albañiles del, por entonces, Principado de Cataluña. A partir del siglo XIX se aplicó a las fábricas y naves industriales o a las construcciones nobles de los ensanches de la época de la industrialización, como el “Eixample” de Barcelona.

Viaje a Nueva York:

Rafael Guastavino es el responsable de que la «volta catalana» viajase y se implantase en Estados Unidos ya por el s.XIX. Guastavino nació en Valencia en 1842 y se formó como arquitecto en Barcelona, donde fue desarrollando proyectos con este sistema constructivo; ejemplo de este período encontramos la fábrica Batlló o el Teatro de La Massa en Vilasar de Dalt, una bóveda de 17 metros de diámetro y 3,5 metros de flecha.

En 1881 se estableció con su hijo en Nueva York, y ambos consiguieron introducir en Norte América el método de construcción tradicional de bóveda tabicada, patentaron el sistema bajo el nombre de «Guastavino system» (¡anduvieron vivos!) y fundando la compañía de construcción «Guastavino Fireproof Construction Company» con la que construyeron en más de 1000 edificios hasta 1962, cuando el hijo cerró la empresa. El éxito residió en que los constructores estadounidenses de la época andaban investigando para encontrar materiales estructurales que soportasen el fuego tras los incendios de Chicago (1871): uno de ellos fue el hierro, del que fueron maestros, y el otro lo encontraron en la tierra cocida, en la que Guastavino era maestro. Sus intervenciones se concentran en su mayoría en Estados Unidos, aunque construyó en otros países como Canadá, India o Cuba : universidades como Harvard, MIT, Berkeley, Yale o Columbia, museos como el Museo Metropolitanto de Nueva York o el Museo Nacional de Washington, e instituciones como la Reserva Federal e incluso los Archivos Nacionales que alberga la Declaración de la Independencia se cuentan entre las obras de la Compañía. Rafael Guastavino padre murió en Baltimore en 1908.

La intención inicial de este post era hablar de la bóveda catalana, pero habiendo encontrado estos personajes, les hemos cedido todo el protagonismo, porque imaginaos, la belleza de esta construcción, con la escala de las construcciones en EE.UU..

Os vamos a dejar con algunas imágenes y su localización.

Boston Public Library – REVIVALthedigest on Fickr

Bridgemarket (NY)-59th Street Bridge

City Hall Station – NY

Grand Central Oyster Bar and Restaurant – NY

Vista 360º de The Manhattan Municipal Building… Seguro que las veis!

Más fotos en Flickriver

Leave a Reply