Diseño al rescate

By 11 de junio de 2012 Teoria No Comments

Tras un fin de semana en el que una única noticia ha logrado alertar y dividir aún más las opiniones no sólo de todo un país, sino de Europa y algún que otro continente, es de considerar el intentar aportar un poco de optimismo, ante una situación actual que nos plantea un presente muy complicado y difícil y un futuro de incertidumbre y pesimista.

Dentro de lo posible y teniendo en cuenta la situación personal de cada uno, creemos que es mejor valorar las alternativas que pueden hacer que las cosas cambien. Y dentro de las múltiples propuestas que vamos encontrando desde hace tiempo, nos ha llamado la atención la de Guillermo Dorronsoro. Propuesta que empezó a darse a conocer de manera amplia tras su aparición en un programa televisivo y que situándose en el marco concreto del País Vasco, puede perfectamente adaptarse a cualquier otro contexto dando lugar a un enriquecimiento global. En su blog www.thoughtineuskadi.com Guillermo transmite un discurso optimista y claro: el I+D es la llave de la nueva economía. La Economía del Conocimiento cuya semilla es la buena educación de la Sociedad. Cosas tangibles, no más humo.

Palabras textuales:

Tenemos que espabilar, tenemos que cambiar muchas cosas, tenemos que coger el timón y marcar un rumbo que nos aleje de estos arrecifes, y tenemos que remar juntos. Esto de ponernos de acuerdo nunca se nos acaba de dar del todo bien, y tampoco lo de poner prioridades…

Yo te propongo tres, y las resumo en una fórmula sencilla:

( Industria + Conocimiento ) x Euskadi Global = Futuro

  • Industria: La portada de The Economist no es casualidad, es un clamor. Todos los países van a apostar por la suya, así que nos queda lo de Alicia: correr más rápido, para que la nuestra siga siendo la mejor.
  • + Conocimiento: Sumar al Made in Euskadi, el Thought in Euskadi. Made&Thought, Designed&Crafted, como quieras llamarlo. Industria del Conocimiento, para una Economía del Conocimiento
  • x Euskadi Global: Raíces y Alas, conectar con ese mundo que está creciendo, lleno de oportunidades. Conectar con un modelo de globalización diferente, respetando las raíces de los países con los que trabajamos, respetando las nuestras. Y para eso, usar nuestro nombre, una marca que construyamos entre todos.
  • = Futuro: Esto no lo arreglamos en dos meses, ni en dos años. Hay que levantar la mirada y trabajar con la ilusión de construir un futuro diferente, que disfrutarán nuestras hijas e hijos.
  • El color verde, es el de la esperanza que no podemos perder, nunca.

¿Cuál es nuestro papel como diseñadores? Tenemos, en el ejercicio de nuestra profesión, la oportunidad de aportar nuestro granito de arena al desarrollo de una economía, al desarrollo de una sociedad.

 

Fabricación sostenible. Cuando palabras como relocalización Industrial ya no nos suenan tan a chino, vemos que cada vez es más cercana la posibilidad de revitalizar el tejido industrial local. Aportar y que nos aporten, colaborar y cooperar, para que nuestro producto sea competitivo, y que industrial y diseñador formen un equipo donde el objetivo es la calidad y donde la Innovación, no solo de la mano de la tecnología sino también del diseño, sea la punta de ariete.

Consumo sostenible. Y quien habla de industriales, habla también de los oficios. Ceramistas, curtidores, marroquineros encuadernadores, sastres, vidrieros, zapateros, carpinteros… desaparecen. El diseñador tiene en su mano el aportar Innovación, el inyectar sabia nueva a estas profesiones que, ya solo con su proceso de manufactura, están aportando un valor añadido a los diseños. A estas alturas de la película, es necesario humanizar las cosas, el conocer que detrás de ese objeto “X” hay personas, y valorar su trabajo y saber dónde y cómo uno se gasta invierte el dinero. Estamos necesitados de historia, de arraigo, de identificación.

La cercanía, la vecindad, la comunidad, la cooperación, debe ser nuestro punto de apoyo para preguntarnos y cuestionarlo todo. Solo no, con ayuda, sí.

recapacitar.

(De re- y el lat. capacĭtas, capacidad, inteligencia).

  1. tr. Reflexionar cuidadosa y detenidamente sobre algo, en especial sobre los propios actos. U. m. c. intr.

Recapacitar también es volver a capacitar, volver a darle uso y valor. Es muy importante que, en la medida de nuestras posibilidades, empecemos a tener algunas cosas claras si queremos cambiar las cosas.

#nosonbrotesesilusion

Leave a Reply