Látex, lana y cuero desde 1890

Los materiales con los que se fabrica una pelota para jugar a mano no han variado en más de 100 años: núcleo de látex de Filipinas (que puede llevar una bolita de boj en su interior), cubierto por hilo de lana de Nueva Zelanda y forrado con cuero de Pakistán.

Punpa es un taller ubicado en Donibane Lohitzune (Saint-Jean-de-Luz) que fabrica pelotas para todas las modalidades de pelota, tanto para mano como para herramienta, desde aproximadamente 1890. Desde entonces este taller ha pasado de artesano a artesano, de generación a generación manteniendo viva esta tradición.

Ander Ugarte, responsable del taller Punpa desde 2004 afirma además en esta entrevista que “el diámetro y el peso son los mismos y el sistema de elaboración el tradicional, como las hacía León Mendiara en 1900”.

Taller Punpa. Foto: pelotamano.com

Taller Punpa. Foto: pelotamano.com

En 1998 Ander se interesa en la fabricación de guantes, oficio que estaba desapareciendo puesto que quedaban sólo dos maestros artesanos: Florentino Ibarra de Beintza-Labaien y Eusebio Arregui de Doneztebe. Fue con éste último con el que Ander estuvo aprendiendo durante cuatro años las técnicas de esta profesión convirtiéndose en el único artesano en fabricación de guantes, manteniendo los mismos procesos que su maestro. En su fervor por rescatar las tradiciones, Ander Ugarte ha conseguido también fabricar guantes tal y como se hacía en el siglo XVIII.

Sin embargo, la labor de este nuevo artesano no se limita a la perpetuación de estas tradiciones, sino que además persevera en la innovación como motor de la mejora continua con el objetivo de ofrecer el mejor material a un deporte que debe competir con otros que atráen a jóvenes y aficionados en masa (fútbol o baloncesto) y ponen en peligro la supervivencia de este deporte.

La introducción de maquinaria en la elaboración de las pelotas ha otorgado regularidad y continuidad en su comportamiento en la cancha; sin embargo siguen siendo características casi impredecibles al tratarse de un objeto fabricado con materiales vivos, sensibles éstos a alteraciones en la temperatura o el tipo de frontón.

¿Cómo resolverlo? Adaptándose al frío y al calor. Punpa hace un tipo de pelotas para el invierno y otras para el verano y las hace para dos clases de frontón, la idónea para frontones como el Labrit de Pamplona o para la otra referencia de frontón, el Astelena de Eibar. El objetivo, según Ugarte, es que las pelotas sean exteriormente iguales pero que cambien sus características en función del frontón y la estación.

Conversando con Ander Ugarte, propietario de Punpa, en agosto 2015

Artesanía y tradición, tecnología e innovación.

 

2 Comments

Leave a Reply